Contacto

2001

Noticias 2001

1er. ANIVERSARIO



9 de agosto de 2001

Diario de Navarra

Berriozar rendirá hoy un homenaje a Francisco Casanova

Hace un año, ETA asesinó en la localidad al subteniente del Ejército

 

BEATRIZ ARNEDO. PAMPLONA.


La localidad de Berriozar será esta tarde el escenario de un homenaje al subteniente del Ejército, Francisco Casanova, asesinado por ETA hace hoy exactamente un año.


Los actos han sido organizados por un grupo de vecinos de la localidad y se iniciarán con una eucaristía, a las ocho de la tarde, en la parroquia de San Esteban de Berriozar. Estaba previsto que se oficiara en la plaza Eguzki, pero finalmente se realizará en el interior del templo. Será oficiada por el vicario de Pastoral, Luis Oroz y han confirmado su asistencia familiares de Casanova, entre los que estará su viuda, Rosalía Sainz-Aja, y distintas autoridades navarras.


Con esta eucaristía se iniciarán los actos de homenaje a Francisco Casanova que han organizado un grupo de vecinos de Berriozar y que han financiado mediante una cuestación popular. Cuando concluya la misa, tendrá lugar un acto simbólico de colocación de la primera piedra de la futura escuela de música de Berriozar que llevará el nombre de Francisco Casanova. No ha podido ser un acto oficial, porque se deben realizar todavía algunos trámites antes del inicio de estas obras.


Desde ese lugar, partirá después una manifestación hasta la casa en la que vivía y en la que fue asesinado el subteniente del Ejército, en la calle Askatasuna. Allí se depositará un ramo de flores.

 

Manos blancas


La manifestación irá encabezada por una pancarta en la que no estará escrita ninguna frase. Se verán en ella unas manos blancas sobre un fondo azul, símbolo que algunos vecinos de la localidad están colocando también en las ventanas de sus domicilios.


El 9 de agosto de 2000, ETA asesinó a tiros a Francisco Casanova, de 46 años, casado y padre de dos hijos, cuando entraba al garaje de su casa al volver de su trabajo, en el cuartel de Aizoáin. Eran las tres y cuarto de la tarde. Numerosos vecinos de Berriozar se concentraron frente al domicilio y ese mismo día salieron en manifestación para condenar este atentado. En Pamplona, y bajo una intensa lluvia, se manifestaron 40.000 personas.


El asesinato de Casanova provocó también un cambio político en Berriozar. PSN, IU y CDN presentaron una moción de censura contra el entonces alcalde, José Manuel Goldaracena, de EH, al que sustituyó el socialista Benito Ríos.


El cuartel de Aizoáin rindió también un homenaje a Casanova, y pusieron su nombre al patio de armas. El Consejo de Ministros acordó el pasado mes de marzo conceder a título póstumo al subteniente del Ejército el ascenso a Suboficial Mayor. En diciembre, su viuda, junto a Pilar Martínez, la viuda del concejal de UPN Tomás Caballero, recogió la Medalla de Oro de Navarra que el Gobierno concedió a las víctimas del terrorismo.


Casanova estaba también muy vinculado al pueblo de Castejón en el que vivió desde niño y donde fue enterrado.

 

 


10 de agosto de 2001

 

UN AÑO DESPUÉS DEL ASESINATO DE CASANOVA

Berriozar dejó claro en la calle que no ha olvidado el asesinato de Casanova

Manifestación Primer aniversario del asesinato

Más de un millar de personas se dio cita ayer en Berriozar para rendir homenaje al subteniente del Ejército Francisco Casanova, un año después de que ETA le asesinara a las puertas de su casa en la localidad navarra. En un acto organizado por vecinos, al que asistió también la familia del concejal asesinado en Leiza, y en el que políticos cedieron el protagonismo a los ciudadanos, Berriozar reafirmó su compromiso con la paz.La viuda de Francisco Casanova, encabezando la manifestación de homenaje a su marido en el primer aniversario del atentado.FOTO: JAVIER BERGASA

 

Primer aniversario del asesinato

"Estos dos caballeros son nuestro futuro y van a trabajar en defensa de la vida y la libertad". A punto de dar las diez de la noche, un sobrino y uno de los hijos de Francisco Casanova depositaron un centro de flores frente a la puerta del garaje del portal 109 de la calle Askatasuna de Berriozar. En ese mismo sitio cayó abatido hace un año el subteniente del Ejército al que ayer sus vecinos rindieron un entrañable homenaje.


La viuda del militar, Rosalía Saínz-Aja, y su padre, Francisco Casanova, tuvieron palabras de reconocimiento hacia todos los asistentes. "Gracias por este gran acontecimiento, jamás lo olvidaremos", aseguró un conmovido Francisco Casanova. También Rosalía Saínz-Aja quiso "agradecer el detalle de acordaros de mi marido y de mi familia con este homenaje. Todos estamos muy agradecidos". Una prolongada ovación siguió a las palabras de los familiares del militar asesinado y varios de los vecinos lanzaron emocionadas consignas: ¡Se nota, se siente, Francisco está presente!; ¡viva la libertad! ¡viva la paz! ¡Viva Berriozar, un pueblo de luchadores!".


A las más de mil personas que asistían al homenaje les resultaba difícil controlar los sentimientos. Los actos programados por los organizadores, que forman parte del grupo como "Vecinos de paz", habían concluido. Y, sin embargo, pocos se movían de su sitio y casi todos quisieron pasar a saludar personalmente a los familiares del militar asesinado. También se unió a este gesto solidario la familia de la última víctima mortal de ETA, el concejal José Javier Múgica, asesinado el pasado 14 de julio en Leiza. Su viuda, Reyes Zubeldía, y sus hijos Daniel y Francisco Javier, participaron activamente en todos los actos del homenaje. En reconocimiento a su actitud, los vecinos de Berriozar les desearon ánimo: "¡Aupa Leiza! ¡Estamos todos juntos!".

 

Eucaristía y manifestación

Dos horas antes, la parroquia de San Esteban de Berriozar había agotado toda su capacidad para albergar fieles. Unas 500 personas en el interior del templo y otro medio centenar largo de vecinos asistían a la eucaristía que, en memoria de Francisco Casanova, oficiaba el vicario de pastoral de la diócesis, Luis Oroz.


Los primeros bancos de la atestada parroquia se reservaron para los familiares directos del militar homenajeado. Estuvieron acompañados por la familia Múgica y por algunos de los hijos de Tomás Caballero, concejal regionalista asesinado por ETA. Además, y aunque en un segundo plano, las principales autoridades políticas, militares y sociales participaron también en el homenaje.


Antes de que comenzase la eucaristía, la vecina de Berriozar Maite Gorraiz tuvo unas palabras para el asesinado Francisco Casanova: "En nuestros corazones hay un antes y un después. Nada volverá a ser como antes, Berriozar ha resurgido, despertado de su letargo, y has tenido que ser tú el que nos haga despertar".

 

Defender la libertad

La vecina de Berriozar recordó que ayer había muchas personalidades entre los asistentes, y consideró que no estaban allá como políticos, sino como personas que buscan "una convivencia donde la violencia y la barbarie no tengan cabida, un espacio limpio donde sólo haya palabra y respeto hacia las personas". "Sabemos -reconoció- que no es fácil y que hay que seguir trabajando, que no nos podemos quedar en bonitas palabras porque las palabras se las lleva el viento. Hay que demostrar que queremos esa libertad tan ansiada y que estamos dispuestos a defenderla".


Durante la homilía, el vicario Luis Oroz recordó un reciente mensaje del arzobispo Fernando Sebastián tras el último asesinato etarra: "Nadie puede disponer de la vida del prójimo. Ningún sentimiento, ninguna diferencia de opinión o de preferencias políticas puede justificar un asesinato como el que hoy lamentamos. Ningún proyecto político, ninguna patria puede suplantar la soberanía de Dios ni justificar ninguna discriminación ni ninguna agresión contra los ciudadanos justos y honestos que piensan de otra manera".


Tras la eucaristía, a los asistentes al acto religioso se sumó otro medio millar de ciudadanos que recorrió, en silencio y tras una pancarta en la que aparecían dos manos blancas sobre fondo azul, el tramo que les separaba hasta el solar en el que está previsto edificar la escuela de música que llevará el nombre del militar asesinado. Allí se colocó de forma oficiosa la primera piedra del edificio.


La manifestación continuó después en silencio hacia el que fuera el domicilio de la familia Casanova. Allí, en el mismo lugar en el que perdió la vida el militar, su sobrino y su hijo depositaron un ramo de flores entre los aplausos de sus vecinos. Los familiares de Casanova se retiraron después de las 10 de la noche, tras haber recibido las muestras de cariño y de solidaridad que personalmente quisieron transmitirles muchos de los asistentes.

 

La viuda de Casanova y el padre del militar colocaron de forma simbólica la primera piedra del edificio que albergará la escuela de música con el nombre de Francisco Casanova. Tras ellos, políticos y vecinos de Berriozar se unieron al gesto de enterrar la primera piedra. El acto tuvo lugar en silencio y entre los aplausos de los presentes. GOÑI / BUXENS

 

EN DETALLE

La familia de Casanova presidió los actos.

La viuda de Francisco Casanova, Rosalía Sainz-Aja, acudió en compañía de su hijo Javier, de 14 años. Su hija Laura, de 7, no estuvo. Aunque ahora vive en Tudela, no quiso faltar al homenaje. "La respuesta de Berriozar ha sido buenísima, aunque también me da pena, porque es volver a recordar lo que ocurrió. Pero también sientes que la gente le quería y no quiere olvidarse de lo que pasó". Con ella estuvo Francisco Casanova, padre del subteniente del Ejército. Este explicó que su esposa no había acudido porque se encontraba "abatida". Sobre el homenaje y la respuesta de los ciudadanos, dijo que había sido "fabuloso". "Toda la gente lleva dos días llamado a casa sin parar... La vida es así, la vida sigue y hay que afrontarla".

 

Ofrenda en la eucaristía.

En el momento de la ofrenda en la eucaristía, la viuda de Francisco Casanova y su sobrina llevaron una pequeña réplica de la pancarta que luego encabezaría la manifestación: dos manos blancas sobre un fondo azul, que simbolizaban el rechazo de la violencia y el deseo de paz. Dos vecinas, Ana Ruiz, de 32 años, y Vanessa Viñas, de 19, llevaron un ramo de flores que simbolizaba "las ilusiones que se fueron con Francisco Casanova". Los compañeros de Casanova en el grupo de jotas Ecos de Navarra llevaron su guitarra, que permaneció junto al altar toda la misa.

 

Cinco sacerdotes.

Junto al vicario Luis Oroz que presidió la misa, la concelebraron los párrocos de Berriozar y Castejón, Domingo Urtasun y Agustín Villanueva, el vicario regional, Ramón Susín, el capellán de Aizoáin, Juan Antonio Gómez, y Miguel Angel Valgañón, capellán amigo personal de Francisco Casanova. Hace un año Valgañón estaba en Mostar. "Y allí oficié una eucaristía en memoria de mi amigo", contó ayer.

 

Primera piedra de la escuela de música.

En el lugar en el que se realizó el acto simbólico de colocación de esta piedra, el vicepresidente del Gobierno, Rafael Gurrea, y el alcalde de Berriozar, Benito Ríos, dejaron una caja con la prensa del día y un pergamino con la frase: "Vivir en los corazones que dejamos tras nosotros es, no morir".

Vecinos de Castejón en Berriozar.

El alcalde de Castejón, el socialista Javier Sanz, se desplazó a Berriozar con cinco concejales de su localidad. "Calculo que estarán aquí unos cuarenta vecinos del pueblo". Y es que Casanova era muy querido en Castejón. Vivió en esa localidad desde niño, un pueblo en el que viven sus padres y en el que pasaba los fines de semana.

 

REACCIONES POLÍTICAS

• Presencia política y social: Acudieron representantes del Gobierno (Gurrea, Ayesa, Laguna y Palacios), la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, de los partidos Catalán (UPN), Lizarbe (PSN), Nuin (IU) y Alli (CDN); de los sindicatos, Cabrero (UGT) y Molinero (CCOO), entre otros. Junto a ellos, estuvieron presentes diversas autoridades militares.


• Rafael Gurrea (UPN): "Creo que muchas veces no se confía bastante en las iniciativas ciudadanas porque se cree que no van a ser capaces de asumir eventos importantes. Pero este homenaje es la prueba de que la iniciativa ciudadana de primera línea puede organizar un acto como éste, de homenaje a Francisco Casanova, hacerlo bien y lucirse".


• Juan José Lizarbe (PSN): "Ha sido un signo de esperanza para el futuro. No somos los políticos

 

. No somos los políticos los únicos que reclamamos paz y libertad y organizamos actos, sino que el propio pueblo espontáneo se subleva contra la violencia. Es la propia sociedad la que se rearma moralmente contra ETA".


• Juan Cruz Alli (CDN): "Lo mismo que hace un año el pueblo ha reaccionado y ha demostrando lo que hay detrás del homenaje: el apoyo a la familia, el recuerdo de Paco y el rechazo a la violencia y los atentados Una vez más se ha demostrado que Berriozar tiene sensibilidad y no es un gueto de los violentos".

 


24 de febrero de 2001

Diario de Navarra


LA ESCALADA TERRORISTA DE ETA
Cerca de 2.000 personas se concentran en Navarra para condenar el último atentado


En Berriozar animaron a los vecinos a colocar manos blancas en las ventanas
DDN. BERRIOZAR.

 

                                                                                                                                    

Doscientas personas se manifestaron ayer por las calles de Berriozar en protesta por el último atentado de ETA.
JAVIER SESMA



Alrededor de 2.000 personas se concentraron ayer en distintos puntos de Navarra para condenar el último atentado de ETA, perpetrado el jueves en San Sebastián.

Unas 350 de ellas se dieron cita en Pamplona en dos manifestaciones silenciosas organizadas por Gesto por la Paz: 150 en la plaza del Ayuntamiento y 200 en la plaza de la Cruz.

En Berriozar, donde ETA asesinó en agosto del pasado año a Francisco Casanova, fueron unos 200 los vecinos que se manifestaron. "Cómo han cambiado las cosas. Antes eran cien frente a cinco y ahora somos cien y ellos cinco", decían ayer varios vecinos de Berriozar. Se referían a una manifestación convocada a la misma hora y en el mismo lugar para pedir la libertad de un preso natural de Berriozar, que contó con unos veinte manifestantes. Ambas marchas transcurrieron por itinerarios diferentes.

Los doscientos vecinos de Berriozar se manifestaron por las calles de la localidad durante 45 minutos entre aplausos y gritos de "ETA, escucha, así es como se lucha". Al final, de vuelta a la plaza del Sol, se repartieron unas 250 octavillas para colocar en todos los portales de la localidad con el siguiente lema: "Si estás en contra de los asesinatos, pon manos blancas en tu ventana". Según indicaron algunos vecinos, con esta iniciativa, llevada a cabo también durante las últimas fiestas patronales, quieren demostrar que quieren "las manos limpias, sin sangre".

 

Mantenimiento: Vecinos de Paz Berriozar